FIESTA DE LA VENDIMIA 2011 EN CANGAS DEL NARCEA

Pues ya está aquí otra vez. Y digo otra porque es la tercera vez que hablo del tema y ni más ni menos que la décima que se celebra. Y sí, es que ya está aquí, ya llegó, me gusta a mí, te gusta a ti, mucho más, dame más, distorsión, te gusta a ti, me gusta a mí, nos gusta a todos… La fiesta de la vendimia 2011 en Cangas del Narcea.

La fiesta más dicharachera a esta orilla del Narcea y de la otra también, la de los puestos de comida en la calle, la de los puestos de bebida en la calle y la de los puestos de artesanía de relleno pero también en la calle. Es broma, o no, pero en cualquier caso mención también a todos los actos oficiales a cargo de la IGP, Museo del Vino, Bodegas y ayuntamiento, aquí el programa completo: http://www.fuentesdelnarcea.org/ampliareventos.php?idioma=1&id=1022

Evento éste de carácter marcado y especial en un pueblo de emigrantes forzosos como el nuestro, huérfano de la mitad de su población en apenas veinte años y agradecido que no ansioso de estas contadas oportunidades para los reencuentros, pa vernos, querernos, critícanos un poco y sobretodo pa tomar unos vinos. ¡Coño menganito! ¿Viniste? ¡Prueba el Pesgos!

O el de la Muriella, o el otro, o el que se ponga por delante. Que en tres días habrá tiempo de más pa probalos todos. Y las empanadillas de Josefa, y la tortilla, el butiel.lo y el chosco, y las l.lambionadinas nuevas que pongan los de Santulaya, o ver si Graciano tiró un licor nuevo de coñac con aceite de ricino que fijo que ta cojonudo igual, o sino unos frixuelinos con miel, condensada o chocolatin caliente. ¡Hostia tú! O un poco de miel de esa de brezo oscura que lo mismo cura un catarro que cimenta una casa, o un poco de orujin feito con miel de esa que tien que bajar limpio-limpio.

El caso ye gastase cincuenta euros por cada cincuenta metros de calle mayor, que tamos tos en crisis pero de esta Antón el del Chicote queda arreglao hasta después de navidades. ¿No me crees? ¡Pues ven a probar el Penderuyos manguán!

¡Hostia tú! ¡Cuánto tiempo! ¿Y ese neno? ¿ye tuyo? ¡No! ¡Cagonros! Vamos tomar un Obanca pa celebralo, que esto hay que celebralo. Y luego vamos ahí a donde el pulpo a tomar lacón con grelos y unos mejilloninos.

O tiramos pal Suiss, pal del Río, pal Caniecho o pal Casintra. Parando a ver la l.lambionadina nueva que tenga preparada Pepín el del Blanco y ya si eso de la que vamos echamos un ojín en el Moreno y en el Serrano a ver que se cuece.

¿Agobiaste? Tranquilin ne, vamos pal sotero a tomar unas sidras pero si eso de la que bajamos nos acercamos al puestin de Manin a por unos bollos preñaos y unas empanadas, que a mí la sidra con el estómago vacío siéntame fatal, luego cierramelu y no me entran los cubalibres ni a tiros. ¿Prefiereslo de Xiepes? ¿O de Besullo? Coge el que te salga los cojones que tan ricos todos pero cógelos igual.

¡Hostia tú! ¿Viste la que liaron estos en el ayuntamiento? ¡Anda cierra la bocona a ver si la vamos a tener! ¡Y prueba el Castro! ¡Pascaxo los cojones! No me hables de esas cosas que se me corta la digestión y cómo se me corte con lo que llevo comido no me dan desaguao. Oye, por cierto ¿paramos nel Chicote a por unas patatinas bravas con el vino? No, no ye que tenga fame, ¿qué ye que no me escuchas o que no me entiendes? ¿Quies las patatinas o no?

Vamos pa ahí pa la carpa el Monasterio que ese tengo que probalo tovía. ¿Cómo que si el blanco o el tinto? ¿Qué yes babayu? ¡Los dos hostia! Y a ver si dan pinchín por ahí cerca que tengo ya un arreyuyo nel estómago que tan viniéndome unos sudores que no entro en mi.

¡Coño! ¡Ya ye de noche! ¿Marchar pa casa? ¿Tas tontín pichapelada? A ver a Chema pal Café del Carmen, a Guillermo nel Trasgu y a Pepe nel Bambú, a ver qué tal la familia que a dormir ya habrá tiempo… ¿Cómo que cuando? Coño, cuando lo haiga y si no se hace, que ya sabes que luego en el guestia con las polvorillas no tas nada cansao, que luego yes el peor y hay que llévate pa casa amarrándose contigo hasta el portal, fartón, que yes un fartón, que tomas dos copas y paras más en L´ablugo que Paco, que ya no es que te fíe ye que vas a cuenta.

Que no coño, que no quiero parar en el Energy. Que me dejes hostia. ¿No ves que hay un sol que no ves lo mal que hueles? Que no, que no. Que vale con las pizzas. Que en dos horas ta el pasacalles y hay que dormir algo. Mira Magín durmiendo en el cajero de la Caixa ¿Cómo que vien de arrancar la cabina el Guestia? Eso fue el año pasao ya. Na ya ahora si eso dormimos un par de horas y luego quedamos. ¿Cómo que a qué? ¡Coño! ¿Tú probaste todos los vinos? ¿Pues entonces?

Baste de desparrame, entiendo que el lector medio ya se habrá percatado del mensaje subliminal… y a los submedios os explico que es que la vendimia me encanta, hasta me pone un poco como me recordaron ayer sin ir más lejos. Claro que ya no queda mucho más que decir de una fiesta sencilla, de las de comer y beber de toda la vida, de las de ver a los amigos pa tomase algo, no, no hay mucho más, pero aún así ye pensar en estos días que nos vienen encima y caéseme la babona toda, será po las empanadillas, los bollos preñaos, los frisuelos, los bocartes, los solomillos, el primer picadillo, las avellaninas tostadas, la carne de cangas roja al punto de sangre, el vinín de la tierra, rojo y fuerte, la carne de caza, las verdurinas, las canguesinas, mi canguesina… ¡ReDiós! ¡Viva Cangas! ¡Viva la Kilika!

CANGAS EN JULIO

Es el sueño intenso mezclado con las ganas de no irse a dormir, es el levantarse con la boca seca y una resaca de espanto solo para irte a desayunar compuestas aún sabiendo que, con el estómago vacío, la mezcla de licores blancos rebajada con vermouth te va a hacer un agujero en el estómago que te va a salir por la espalda. Es el olor a pólvora, el sabor ácido de la caipirinha y el regusto a potaje de berzas de la abuela, a la caldereta de cordero de Indurain y hasta a las raciones de L´ablugo. Es el olor a vino y las manchas de cubalibre. Es la gente, es el “!Coño! ¡Viniste!”, el “!Pelgar!” que suena al fondo de la calle, el “!¿Pero a qué te dedicas hombre que no se te ve el pelo?!”, el “!Hostia tú!” y hasta el “!Coño! ¿Qué tal?” que le sueltas a quién te para por la calle y a quién mentalmente no terminas de ubicar.

Es la música de las charangas, el yo te quiero dar y el parapa pa aleatorio, es el baile del que baila sin saber bailar ni pretenderlo, es la música inundando el callejón del trasgu, son las xanas con camisas de colores que pasean por la calle, las xaranas, madreñas, mechas, tiradas, polvorillas, gandayas, estalladinas y candelinas, son las mocinas de Cangas mi Cangas. Es el ruido de la gente atestando las calles del vicio, la de toda la vida y la nueva, la de la pretensión galáctica, es el ambientazo en la plaza del blanco, los botes sobre el banco y las copas en el café del Carmen.

Es el atravesar la calle atestada en pos de las camisas rojas que ves al fondo, es llegar y cagarte en todo “!mierda pa los de la alpargata!”. Es el rojo vino, es la peña el sarmiento, más que una peña un sentimiento. Es el arrojo de los nuevos ex juveniles que se prestan a todo, es la boina de Queipo, es Gabino el de Curriellos, es Paniagua, es Ayala el nuevo y el viejo, es el tambor de Sergio, es Víctor con la cámara, es su presidente David con sus embarques, es Avelino, que de Avelino tiene mucho y es lo que es para que algún día sea también Hugo, o Mateo cuando nazca. Es una tradición otorgada, es un tesoro y una responsabilidad heredada para hacer las cosas bien y dejarlo siempre un poco mejor de lo que estaba.

Es el vuelo de las golondrinas sobre la capilla del Carmen, entre el Narcea y el Luiña en Ambasaguas, en primera misa de novenas a las ocho de la mañana, es el tañido de las campanas y las camareras, vistiendo a la virgen con galas de reina. Es la medalla de plata con su lazo blanco y marrón, es ser socio de artesanos, es el ojo critico y la afición al ruido más puro, es saber decir bien tirao o no, es encender la mecha y hablar con Dios, diciéndole aquello de: “y-a que nun se manque naid e”.

Es la tirada de las doce y la procesión de bajada, es la expectativa y los nervios a flor de piel, la carne de gallina con las cargas preparadas a dos metros a la espalda. Es otra vez el tañido de las campanas, los tres avisos del voladoron y la mirada fija en el puente romano, es el primer pendón en aparecer y la primera visión del manto blanco de la virgen del Carmen. Es el ruido especial del primer volador al emprender el vuelo, es el “ahora, ahora”, es la combustión de la primera mecha del primer volador, es girarse a por el siguiente y repetir, es el estruendo creciente, el humo en la boca y hasta las varas cayendo. Es las carreras Cascarín abaxo, es la lengua de fuego de cada máquina a ras de suelo y la explosión de cada carga en el cielo, es cada segundo del final que te deja mudo, sordo y ciego. Es la descarga.

Es volver a empezar cada día, desde la última noche de la Magdalena a la previa a la romería. Es el momento en el que la villa es el mejor lugar del mundo del que ser y en el que estar. Es salir otra vez y no querer volver a entrar, es desear que no se acabe y es quererlo disfrutar. Es Cangas en Julio, es agarrarla y no soltarla, es lo más de lo más.

LA VENDIMIA ME PONE

¿Tienes plan para el fin de semana? Sí, sí que lo tienes. Pero ocurre que quizás no lo sepas. Y es que este fin de semana tienen lugar ni más ni menos que las fiestas de la vendimia de Cangas del Narcea, jornadas gastronómicas y enológicas en su novena edición.

Me puedo imaginar sin mucho esfuerzo lo que estarás pensando, otra fiesta temática de pueblo. Lo sé, lo sé, fuiste al festival de la patata de Cabañasexta y te aburriste cómo una mona, al de las anguriñas de Arenas de la Mar Salada y te intoxicaste en un puesto de comida, a las jornadas de las sandalias y el tocino de Villa Anda-andarás y cogiste ardores y callos, al de tortilla de ortigas del pueblo de al lado de Villahormes y te picó una avispa… tranquilo, ahora estás en un medio serio y no en una compilación de anuncios disfrazada de periódico. En la caricatura de Dorian Gray nos hacemos responsables de las fiestas que promocionamos y es que, si te animas a comprobarlo, verás que la fiesta de la vendimia tiene algo.

Cierto que la fiesta va sólo por su novena edición y aún le falta para decirse institucionalizada, apenas unos cuantos actos y verbenas repartidos entre los días ocho, nueve y diez de octubre. Destaca el viernes la entrega de la cepa de oro al presidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla, que con suerte aprovechará el evento para hacer alguna declaración, rajada, desvarío o reclamación que dotará de cartel a nivel nacional a este evento durante las próximas (cómo poco) tres ediciones. No te lo pierdas, servidor es optimista y ya ha encargado una camiseta con el eslogan: “Yo estuve en el Revillazo de Cangas del Narcea 2010”.

Por lo demás el concurso de racimos, actuaciones de grupos folclóricos, exposición de artesanía, juegos infantiles, actuaciones musicales, concurso de tiro al plato, una única verbena el sábado nueve, la vistosa pisada tradicional de uva y las diversas actividades de las cofradías del vino, de la propia y las ajenas.

Pero tratemos al evento por lo que es, una fiesta gastronómica, sin olvidar que al final se trata de probar los diferentes vinos de las diferentes bodegas de la zona, a ser posible bien acompañados por alguno de los muchos otros referentes gastronómicos de los que tenemos la suerte de disfrutar, cosa que por fortuna no resulta nada complicado en estos días de fiesta. Y es que, para aquellos que no lo sepan, el principal encanto de esta fiesta radica en las diferentes carpas situadas por las bodegas y diseminadas por el casco antiguo de la villa, acompañadas de numerosos puestos de artesanía o comidas. Así lo mismo que tomarse unos buenos vinos puedes hacerte con un vacía-bolsillos de cerámica y unos frisuelos caseros con chocolate, todo esto desde las doce de la mañana hasta altas horas de la madrugada, pues la actividad en los puestos deja paso a la de los bares, pubs y discotecas, libres de horario de cierre durante estas populares fiestas.

Y tanto que tan populares, conozco al menos una docena de personas que han cogido días en sus trabajos para acudir a Cangas a celebrar la vendimia. Y es que en un pueblo de inmigrantes cómo el nuestro, cualquier ocasión es propicia para volver a disfrutar de los reencuentros con familiares y amigos, además de reencontrarse con el buen vino de Cangas, con el fantástico puesto de Josefa en la plaza de la Refierta, sus platos caseros y sus increíbles empanadillas o con la pulpería gallega en la plaza del ayuntamiento, alternativa menos económica pero igual de concurrida.

Y es que la vendimia tiene algo, y si no, tienes lo de siempre. La cocina de autor del Restaurante Blanco, que además todos los años suele sorprendernos para bien con algunas novedades, también destaca la gran selección de carnes de Casa del Río, la variedad y calidad del menú del nuevo Bar-Restaurante Casintra, además con buena carta de vinos y a precios más que razonables, la siempre fiable alternativa ofrecida por Antón Chicote, las cartas de tapas en el Restaurante Caniecho, hasta las increíbles hamburguesas de L´ablugo o cualquiera de las otras ofertas gastronómicas de una villa con mucho que ofrecer, villa que siempre da una opción económica en forma de un poco de empanada o un bollu preñao, algo de pan de Cangas con embutido de la zona… No sé a que esperas para venir a disfrutar de la hospitalidad canguesa y del buen ambiente de unas fiestas que darán mucho que hablar. ¡Que no te lo cuenten!

Y es que la vendimia no sé por que, pero me pone, ahora sólo falta que el tiempo acompañe.

http://www.gastronomodigital.es/?p=254

SOBREVIVA AL APOCALYPSIS ZOMBIE EN APARTAMENTOS RURALES LARQUIECHA

A partes iguales esto es un ejercicio de marketing creativo y el plan maestro que salvará a la raza humana de la extinción, pues busca en igual medida completar las reservas para el inminente mes de agosto como reunir un grupo de hombres y mujeres capaces de sobrevivir para repoblar el planeta.

No nos equivoquemos ahora, cien millones de freaks no pueden estar equivocados, el holocausto zombie es cuestión de fechas. Lo hemos visto en cientos de cómics, series y películas, la historia misma lo avala, el temor a los muertos vivientes se palpa en los túmulos neolíticos, en las pirámides egipcias, en las leyendas transilvanas… ¿te atreverías a dormir en un cementerio? ¿Por qué? Ahora es sólo cuestión de tiempo que un laboratorio en busca de un nuevo tratamiento adelgazante o anticelulítico propague la plaga, podría ser una cuestión de días, de hecho ya podría haber comenzado.

¿Debemos renunciar a toda esperanza? ¿Está todo perdido? No del todo. En apartamentos rurales L´arquiecha estamos dispuestos a salvar la raza humana, para ello debemos seleccionar a los mejores entre los mejores y, quién sabe, tú podrías estar entre los elegidos. Juntos seremos para los zombies lo que los irreductibles galos eran para los romanos, el pequeño refugio capaz de sobrevivir a viento y marea.

Para esto contamos con la incomparable situación de nuestros apartamentos, en el pueblo de Peña, en la ladera de la sierra de L´arquiecha con unas perfectas vistas al valle boscoso y a la verde hería, en lontananza se puede gozar de la vista de sierras y valles del centro aún salvaje de Asturias, de la villa de Tineo al Valle Valierdo, imposible desde aquí que los zombies nos pillen desprevenidos.

 

A once kilómetros de Pola de Allande, a veintidós de Tineo y a treinta y tres de Cangas del Narcea, se encuentra a varios kilómetros del cementerio más cercano pero cerca de núcleos más grandes, perfectos para visitas culturales o bien para abastecerse de provisiones y municiones. Del mismo modo nos encontraríamos a menos de una hora de la estación de ski de Leitariegos y de la costa, otra ventaja habida cuenta de la sabida repulsión de los no muertos por la playa y los deportes de invierno.

Lamentablemente el mero hecho de una localización privilegiada no nos garantiza la supervivencia, así recomiendo las actividades concretables para grupos, bien paint-ball bien el descenso en canoas por el Río Narcea, rutas a caballo o una visita al karting de Cibuyo, pueden proporcionar a nuestros inquilinos la pericia paramilitar necesaria para enfrentar un fin del mundo marcada por la putrefacción zombie.

Los más avispados ya se estarán preguntando por nuestra fuente de suministros, esta es la gente precavida que necesitamos, a ellos decirles que pueden estar tranquilos, la excepcional gastronomía de la comarca proveerá. Más allá de la internacionalidad de la carne con denominación de origen de Ternera Asturiana de las valles, en temporada destacan los productos de la caza, corzo y jabalí principalmente, así cómo el tradicional pitu de caleya y los riquísimos productos del San Martino, siempre acompañados por la calidad de la huerta asturiana. En cualquiera de los restaurantes de la zona se puede disfrutar de una buena fabada, potaje de berzas, huesinos de butiello, chosco, pan de fogaza, vino Cangas, picadillo, lacón con grelos… porque así no hay zombie que valga.

La quietud de las noches en plena naturaleza permitiría además un sueño reparador alejado de las orgías antropófagas de las ciudades, del desconcierto gubernamental y de la incapacidad militar para contrarrestar una plaga que, a todas luces, terminará con la humanidad tal y cómo la conocemos.

No obstante, en apartamentos rurales L´arquiercha estamos dispuestos a ofrecerte aún más que tu billete de salvación para el fin del mundo, pues si no tienes suficiente con la tranquilidad y quietud de nuestras noches, con la espectacularidad de nuestras vistas, con nuestra única localización o con la gastronomía y ofertas deportivas y culturales de la comarca, te daremos todavía algo más y es que en caso de que una plaga zombie desencadene el fin de la humanidad durante tu estancia, esta te saldrá totalmente gratis. Has escuchado bien, es tu oportunidad de sobrevivir al fin del mundo… ¡Por cero euros!

Ahora puedes vivir o esperar al holocausto zombie indefenso en tu propio salón. ¡Haz ya tu reserva! http://www.arquiecha.com/

EL CARMEN 2010

Mamá, que me han liao. O yo a ellos. El caso es que ya pasó el tan esperado día, el dieciséis de julio en Cangas del Narcea, con su Carmen y su Descarga. Feliz año nuevo a todos desde la Caricatura de Dorian Gray, al fin se ha acabado este año que ha cundido como siete. ¿Propósitos de año nuevo? Ahora sí, seguir cómo hasta ahora.

Sobre el Carmen seré breve, a ejemplo de Las Vegas y en parte por educación digamos que lo que pasa en Cangas se queda en Cangas, al que no le guste que no mire y al que lo haya visto que lo disfrute. El caso es que a parte de los recuerdos mezclados y confusos, de las cosas que no puedo contar, de las que no quiero contar y de las que no debo contar, admito que me lo pasé de miedo. Disfruté cómo un niño y festejé todo lo festejable de la forma habitual. Lo más duro quizá es que esto no se haya acabado todavía, aquellos que sepan un poco de qué va el tema sabrán que son las fiestas del Carmen y la Magdalena, la primera los días 14, 15 y 16 de julio y la segunda los días 21 y 22, este año además 17 y 24 caen de sábado, total que sin mucha matemática el resultado nos sale clarito, cristalino diría yo.

Pero no adelantemos eventos y vayamos por partes (Jack el Destripador), sobre el catorce nada especialmente reseñable sobre el desfile de peñas, se han prohibido los vehículos a motor durante el recorrido así que las peñas desfilan en el coche de San Fernando, ratito a pie, ratito caminando. Sobre el Sarmiento, más que una peña un sentimiento, destacar que la cabra de este año era un encanto por lo que no tuvimos que lamentar heridos por asta de cabra. El pregón a cargo de Romay, el bollo insuficiente, el vino inexistente y la descarga del catorce pobre. Muy pobre. Ahora bien, la jarana impresionante, de hecho creo que aún tengo alguna nota charanguera hundida en el cerebro. Primeras hamburguesas de L´ablugo, primeros churros con chocolate.

 

El quince a levantarse con los Son de Arriba y los cabezudos. Cena en la Campa el Conde y la cabra deliciosa, se notaba que era cariñosa por lo dulce de la caldereta. Anecdotario popular en la sobremesa. FALTA ESCENA. -¿Entramosles a esas?- Pera, hay que cansalas. FALTA ESCENA. –¿Metemosles a esos pichapeladas?- Pegais tú que cómo vaya yo… FALTA ESCENA.

Los fuegos artificiales del quince en la línea de hace dos años. Esencia y Sarmiento con tiradas individuales, la tirada conjunta un verdadero desastre por lenta, por larga y en general por aburrida y poco vistosa, reseñable es la tirada de la peña el Estruendo, que en su aniversario hizo honor a su nombre con una notable traca de ruido. Vuelta para la villa, sobre el capítulo caipirinhas y reencuentros ya he escrito y de hecho no sólo yo, sino que Antonio Ochoa sin costarle mucho ya lo hizo mejor que yo en su blog de La Nueva España: http://blogs.lne.es/antonioochoa/2010/07/14/amistad/

Lo del dieciséis merece capitulo aparte, no sólo por la descarga sobre la que adjunto video y sobre la que ya he escrito mucho y no sólo aquí. El día de la descarga, tocando este año de viernes además, llegan las inevitables y esperadísimas visitas. Aprovecho desde aquí para subrayar a todos los asturianinos de pro de la zona centro que ni Cangas ye un pueblin, ni el Carmen una fiesta prau. Pero esto sólo a los del: ¡coño! ¡ye grande! Y perlas por el estilo, menos Física y Química y más TPA, lindos.

El caso es que mis visitas eran todos repetidores o gente de lujo, total, que me quejo de vicio y de males ajenos, además creo que estoy desarrollando un nuevo tipo de resaca crónica, tanta compuesta y tanta caipirinha tenía que pesar, ahora bien, que me quiten lo bailado porque resaca a pasto pero pasar, lo pasamos todos de puta madre. ¡Viva Cangas! ¡Ya sólo nos quedan 362 días para el Carmen!

 

He escogido este video porque además de estar grabado en HD sale tirando toda la peña sarmiento, más que una peña un sentimiento, incluido un servidor. Soy el de debajo de los dos que apurre la figura surgida de la niebla con el chaleco reflectante, eso sí, a pesar de la alta definición del vídeo no he conseguido identificar al mamón que tira el volador que casi me depila las cejas. Ya te pañare. Por lo demás la parte de las maquinas normales se hace un poco larga en el video. Disfrutadlo.

EL CARMEN 2010. LA PREVIA

Aquí va el apresurado post de un hombre sin tiempo. Que no es por vacilar, ni por poneros los dientes largos, pero es que el Carmen se me ha echado encima. Mañana arrancan las fiestas en Cangas mi Cangas (sonido de motosierras), desde el Mercado al Corral y todos, quién más y quién menos, se va preparando para acabar en llanta (véase circulando con las ruedas muy deterioradas o totalmente consumidas), que no, no es que vaya a beber y conducir, nada motorizado al menos –espero- bueno, nada más allá de algún coche de choque ocasionalmente que no deja de ser mejor –con mucho- que un choque de coches.

Y es que todo me huele a pólvora y todo me sabe a caipirinha. Mañana primera descarga tras el pregón, arranca el desfile de peñas, este año sí desfilo con la Peña Sarmiento, más que una peña un sentimiento. Con suerte próximos a una charanga, gozando de los clásicos populares, con repostajes técnicos en todos los bares del recorrido, bien para cargar, bien para descargar la vejiga. En el Sarmiento desde que Fernando Alonso fichó por Ferrari y al ir nosotros de rojo -rojo Sarmiento u Borgoña dicho en pijo- nos hemos motivado y hacemos las dos cosas a la vez en menos de ocho segundos, si cargamos caipirinhas en nueve, eso sí, el neumático siempre blando para no resbalar. ¡Tira que libras! Y sólo cuando toque llegar, llegaremos al ayuntamiento para el bollo y el vino, a ser posible sin hacerle ascos al bollo pero sin falta de vino ya. Después cena de la peña -a la que este año sí pienso asistir- en la Campa el Conde, primeros –o no- cubalibres y vuelta con la pelgarada en pleno pa la villa hasta que pasen las burras de la leche, que falta nos harán, porque los churros con ginebra no los pasan ni los impedidos.

El jueves día quince, cuando toque levantarse y ni medio minuto antes me levantaré. Me pondré las gafas de sol y levantaré la persiana de mi cuarto, abriré la ventana y veré cómo los vapores marchitan y matan a los geranios bajo ella. Para desayunar recomiendo unas cervezas con o sin cereales, algo de empanada, bollu preñao, tortiella, potaje, fabas, compango abundante, paté de Cabracho o mejor de morciella, lacón con grelos, algo de chosco, huesinos de butiello con repollin con patatas todo con pan de fogaza de Manín a pasto, hasta tupir, si lo mezclas to ahorras tiempo. Para bajarlo, al gusto, cañas, caipirinhas, compuestas, vinín de Cangas, vinón de Cangas, orujos o licores varios. Recomiendo empezar suave, cubalibres na más y nada de compuestas lo menos hasta las dos de la mañana. A ver si van a sentabos mal y vos mancais. Cena de la peña en la Campa el Conde –este año sí que voy- disfrute y regodeo de los fuegos artificiales y en especial de los de la Peña Sarmiento, más que una peña un sentimiento. A la conclusión vuelta pa la villa con la pelgarada. Al primero al que le reviente el intestino grueso paga ronda. Otra vez hasta que el cuerpo aguante o hasta que alguien proponga bañarse en la gasolinera, en cuyo caso retirada tras el enjabonado, aclarado y encerado reglamentarios.

Viernes dieciséis. Si alguno queda en su casina queda de puta madre también. A ver si va a venir toda la pelgarada de Asturias cómo acostumbra y luego no dejan sitio para los pelgares autóctonos, cómo acostumbran. Me ofende que el Word me subraye el término pelgar, es cangués de nivel básico. Repito, el dieciséis, hacer de tripas corazón, incorporarse cómo sea posible, despejarse cómo buenamente se pueda, orear un poco y prepararse para tirar. Aquí sí que conviene andar fresco –este año seguramente no lo consiga, no cómo el pasado- sobretodo si como yo llevas un apurridor nuevo de fuera del concejo. Berto, cómo me la líes verás. Ya le estoy viendo corriendo Cascarín abajo dejándome las cuatro docenas de voladores para uso y disfrute personal. Finalizada la descarga, vermouth, cena ligera y ocho horinas de sueño. Que no, que es broma. Cena de la peña (cuanto más gocha mejor) –este año sí voy- cacharrada, fuegos artificiales a la una, cacharrada y que Dios reparta suerte. Personalmente me acabo de enterar de la ausencia de Bellatrix, porque no todo podía salir bien. Habrá que tomarse un par en su honor y quizá, no sé, tirar al cura al río o algo.

Bueno, el caso es que creo que ya entendeis porqué no voy a publicar estos días, en serio repito que es una fiesta que merece el viajecito. A los que vayáis sólo para ver la Descarga recordaros que la hora límite para poner rumbo a Cangas y aparcar a menos de quince kilómetros son las cuatro de la tarde. Y a los demás deciros que Aquitepillo me ha llevado a tomar unos vinos y el percal este se me ha adelantado un día y ya voy pelín denso de más. ¡Viva el Carmen!

RUTA: LOS PALACIOS DE LEITARIEGOS

Vamos que nos vamos, en este caso con una pequeña ruta de montaña –ruta de la que ya había hablado- una de esas casi desconocidas, que no aparecen en las guías turísticas y que quizá por eso resultan especiales, además de espectacular y un tanto inaccesible.

Esta ruta esta estructurada en torno a los palacios rurales diseminados a lo largo de ella, no obstante es mucho más, es un paseo por una zona de difícil acceso con un enorme encanto natural, cultural-arquitectónico y humano, que ofrece oportunidades de disfrutar no sólo del entorno y del paisaje, sino que también oferta la gastronomía típica de la zona. Así, saliendo de Cangas del Narcea rumbo al puerto de Leitariegos por la AS-213, a escasos kilómetros nos encontramos con el pueblo de Limés que consta de varias opciones hoteleras así cómo del restaurante La Casilla –que ofrece también banquetes y ceremonias- en las cercanías de Limés y visible desde la carretera se encuentra el primero de los palacios de la ruta, el palacio de Ardaliz.

 

Vuelta a la ruta debemos avanzar por la AS-213 atravesando el pueblo de Punticiella, hasta el pueblo de Las Mestas dónde encontraremos el hotel-restaurante Marroncín –conocido por su selecta cocina- es aquí dónde debemos desviarnos por la CN-4 dirección Carballo. La carretera es a partir de este punto sensiblemente más peligrosa –eufemísticamente podríamos decir que resulta de conducción estimulante- en cualquier caso las carreteras rurales son rurales por algo y el entorno luce incomparable en esta época. Cruzada la aldea de Tremado y si consigues no estrellarte en la curva del desvío hacia el pueblo de Las Tiendas, el siguiente pueblo que verás será Carballo, con su imponente palacio construido a su vez sobre la antigua fortaleza medieval (S.XI) que ocupaba el enclave.

 

Desde Carballo y si la carretera no te ha amedrentado todavía te recomiendo avanzar hasta Cibea, en verdad creo que merece la pena, allí además de un alojamiento rural podrás disfrutar de un increíble “pitu caleya” (una posible traducción sería “pollo de camino” pero piensa más en los dinosaurios que se volvieron pájaros que en el correcaminos), se distingue del pollo de corral por su carne negra y su sabor fuerte. Cuando hayas terminado de salivar o de digerir según el caso podrás contemplar en la misma aldea de Cibea su torre, reconvertida en palacio nobiliario con pasado no sólo medieval en este caso, sino que su ubicación en un promontorio elevado sobre el terreno entre dos cauces de agua dio lugar a las fundadas sospechas de su origen castreño, desconozco si romano o prerromano, pero en cualquier caso se erige cómo recordatorio de los casi dos mil años de historia durante los que el ser humano ha cruzado aquellas tierras camino de la meseta castellana, cómo imponente vestigio de los días en los que estos caminos ahora casi abandonados precisaban de una red de vigilancia y protección.

 

De vuelta a la ruta se debe proseguir hasta el pueblo de Sonande o subir hasta Genestoso. Para el tramo de Sonande a Vallado necesitas un coche de más de 90cv o un milagro, esto último no es recomendable ya que de antemano ya necesitas otro para no cruzarte con otro vehiculo en sentido contrario. No quiero engañar a nadie, este tramo es inverosímil para los que no lo hayan visto, curvas en horquilla con un cambio de nivel pronunciadísimo y visibilidad cero. Más que un GPS aquí necesitareis a la virgen del Acebo, a la del Carmen y a la de Candelaria, yo me las llevé a las tres. Cómo consuelo saber que en Vallado y de vuelta a la AS-213, la cosa mejora bastante.

De regreso a la carretera de partida y para completar la ruta basta con poner rumbo de nuevo hacia Cangas del Narcea. Recomiendo hacer una parada en Vallado para disfrutar de la gran variedad  de orujos caseros que ofrece el bar de la localidad así cómo de las impresionantes vistas de su terraza, precaución con la combinación de ambas actividades. La siguiente parada esta en la aldea de Miravalles, desvío señalizado en la ruta a Cangas del Narcea, donde se encuentra el cuarto palacio de nuestra ruta, palacio que conserva todos los elementos típicos, hórreo,  capilla, patio, escudo de armas…

 

Por último aunque en modo alguno menos imponente nos encontraremos en la misma AS-213 de vuelta a Cangas del Narcea, a escasos kilómetros de Miravalles, el palacio de San Pedro de Arbás, en un pobre estado de conservación manifiesto en la ausencia del tejado de una de sus torres. Destaca el poderío del emplazamiento, nada recomendable para aquellos que padecen de vértigo, resulta difícilmente accesible a pie.

 

Cualquier paseo por esta zona se amortiza sólo, en mi caso lo peor fue volver a olvidarme de llevarme algunos CDS para el trayecto, la radio no siempre acompaña por estas carreteras y si bien disfrute mucho cantando a grito pelado con los compactos de mi abuelo y de clásicos como Ojala que llueva café en el campo, El rosario de mi madre, La flor de la canela, Se me olvidaba que sólo yo te quise… creo que los agentes del seprona todavía andan buscando los osos pardos que espante con mis berridos, pero si es cuestión de confesar y de quedarse con uno: