RED. LA ÚLTIMA DE BRUCE WILLIS

Se acercan los Oscars y la cartelera se carga de los grandes estrenos del año, destacan sobre las demás las películas de Eastwood y Natalie Portman, “Más allá de la vida” y “Black Swan” respectivamente. También destacan otros títulos cómo “The fighter”, “El discurso del rey” o “Valor de ley” todas ellas películas que al contrario de lo que tristemente es habitual si que justifican el precio de la entrada.

No obstante esta abundancia de títulos ha provocado que RED, estrenada a finales de enero, se caiga anticipadamente de las carteleras de no pocos cines, cuando curiosamente se trata de la única comedia en una cartelera plagada de drama.

Yo ya había podido disfrutar de esta película el pasado octubre, tras su estreno en los EEUU, la versión en español se retrasó en esta ocasión casi cuatro  meses ayudando quizá a provocar el fracaso de la cinta.

RED (Retired Extremely Dangerous) es una adaptación de los cómics Warren Ellis y Cully Hamner. Presenta una historia en la que Frank Moses (Bruce Willis) un superagente de la CIA es jubilado por decisión administrativa, Moses sobrevive en su retiro gracias a sus conversaciones telefónicas con Sarah Ross  (Mary-Louise Parker ), una trabajadora de servicio al cliente que consigue hacerle soñar con una vida tranquila al margen de su pasado. Pero ese mismo pasado vuelve a por él poniéndoles a ambos en grave peligro, el trabajo de una periodista del Times amenaza con revelar una de las antiguas misiones de Moses y alguien trata de borrar todo rastro de la misión y de sus integrantes. La huída de Moses y Ross se transforma en una frenética y divertidísima cacería gracias a la aparición de antiguos colaboradores y hasta enemigos de Moses, un reparto de lujo con secundarios cómo John Malkovich, Morgan Freeman o Helen Mirren.

Si queremos buscar una comparación con alguna otra película para que podáis haceros una idea de que tipo de filme estamos hablando yo me quedaría con “Space Cowboys”, cambiando claro está astronautas por espías. Argumentalmente y cómo hemos visto la trama no aporta nada nuevo, la chica envuelta contra su voluntad en un brutal juego de espionaje y asesinatos se puede ver en al menos otra docena de películas, en este caso una teleoperadora que disfruta una barbaridad de su nueva situación. Así cómo el personaje del superespía es más un género que una recurrencia. No obstante os recomiendo encarecidamente el visionado de esta película que seguro disfrutareis.

El personaje de Malkovich, un ex espía y ex experimento militar con una agudísima manía persecutoria, capaz de lo mejor y de lo peor puede alegrarte cualquier tarde de domingo.

RED ahonda en el proceso de humanización de los héroes de cómics, tal y cómo se vio también en otros títulos cómo “Los increíbles”, “Kick Ass” o “El caballero oscuro”. No os esperéis una gran superproducción dramática de formato Marvel o una adaptación oscura en la línea de los trabajos de Miller (“Sin city” o 300). Lo dicho, pura comedia de un estilo clásico con buenas dosis de acción y un reparto de auténtico escándalo. Lamentablemente casi fuera de cartelera.

Hasta la próxima, corazones.

UNA DE ZOMBIES Y TAL

Estos días me ha dado por ver algunas películas de zombies, todo a razón de “Bienvenidos a Zombieland”. Pedazo de comedia dónde las haya y una película ideal para cualquier tarde de domingo, personalmente creo que el gran acierto de esta película y su ventaja frente a otras radica en un punto concreto, la comicidad de los muertos vivientes.

¿No? Bueno, si un hombre le pega a su novia no resulta nada cómico, ahora bien, pongamos que su novia se ha convertido en un zombie y está tratando de devorarle, en ese caso ya no nos parecería mal que le pegase un tiro, o mejor, que le aplastase la cabeza con la tapa de la cisterna. Otro ejemplo, un hombre irrumpe con su coche en el patio del colegio en plena hora del recreo, menudo monstruo. Pongamos ahora que todos los niños son zombies, todos y digo todos, nos alegraríamos de ver saltar por el aire a los pequeños bastardos medio vivos.

Y es que un zombie resulta una excusa perfecta para despedazar a un personaje, independientemente de que se haga con un tanque o una desbrozadora, la imaginación es el límite. Ya sabréis qué quiero decir, a mi no me cabe duda, el genero zombie es La Meca del humor Gore. Lamentablemente esto se desaprovecha en muchas ocasiones. También resulta que el termino “Zombie” esta registrado y hay que pagar por su uso, por eso en muchas películas modernas hablan de infectados o sinónimos en su lugar, cómo en la saga 28 días o Resident Evil.

De todos modos y por lo poco que he visto el género se mueve entre lo cutre y lo ridículo, con muchos más errores que aciertos. Puestos a elegir me quedo con tres películas, la citada “Bienvenidos a Zombieland”, “Braindead. Tu madre se ha comido a mi perro” de Peter Jackson y la adjuntada a continuación, la británica “Shaun of the dead” traducida de coña cómo: “Zombies party”.

Creo que Zombieland está también integra en youtube, pero yo no os he dicho nada, que Ramoncín, Ana Belén y Víctor Manuel con toda la vasca de la SGAE me dan más miedo que los muertos vivientes… ¡Quién tuviera una motosierra bien atada a un palo largo!

Al que no le guste el género les adjunto una divertidísima y muy agraria lección de macroeconomía, desternillante, en serio: http://www.arkhos.com.ar/economia-en-dos-vacas/

A los demás… ¡Feliz Masacre!

BIENVENIDOS A ZOMBIELAND

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/bienvenidos-a-zombieland-2009-vose-screener/

BRAINDEAD, TU MADRE SE HA COMIDO A MI PERRO

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/braindead-tu-madre-se-ha-comido-a-mi-perro-1991/

SHAUN OF THE DEAD

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/zombies-party-2004/

CENTURION

No tenía pensado escribir en unos días, de hecho me puse a ver esta película para no pensar y tal vez lo hubiese conseguido de no ser una película tan mala. Una de romanos, que recorre el diccionario pero únicamente entre los términos típico y tópico, es curioso cómo una película que narra una persecución o cacería humana puede resultar terriblemente lenta, pero supongo que es lo que conlleva esta clase de cine del tópico, la sensación de saber lo que va a ocurrir a cada momento por el simple hecho de haberlo visto tantas veces antes.

Poco que destacar sobre la producción de esta película británica dirigida por Neil Marshall y protagonizada por Michael Fassbender, no mucho más que añadir sobre el reparto, quizá a Dominic West en el papel de general Virilo y a una poco afortunada Olga Kurylenko en el de Etain. Otra curiosa cuestión de perspectiva, llama la atención cómo en la centésima producción de romanos altos, guapos y rubios sobresale la preciosa Kurylenko –a mi parecer una de las mujeres más hermosas del mundo, concretamente junto a Jessica Alba y Charlize Theron- interpretando, sólo por decir algo, a la guerrera y rastreadora muda adoptada por la tribu de los pictos. En este caso la actriz podría parecerse a mi abuela en el contexto de la estación espacial internacional, dónde mi abuela sería capaz de desempañar un papel importante pero que no dejaría de transmitir esa sensación de disfuncionalidad para con el entorno.

Pobre reparto acorde (ahora sí) a un pobre argumento. Islas Británicas, segundo siglo de nuestra era, la conquista de las tribus del norte esta estancada, pésimo momento este el que elige la novena legión para dejarse masacrar en un bosque perdido, a partir de entonces un pequeño grupo supervivientes decide ponerse jugar a la pilla con sus amigos protoescoceses, si estuviésemos en el universo de star trek serían un protagonista y algunos secundarios de los de la camiseta roja, el caso es que ya desde el principio se instala en el espectador la clara sensación de que aquello no puede acabar bien, curiosamente los secundarios de este tipo de películas parecen inmunes a las evidentes señales que anuncian su inmediata, aparatosa y espectacular defenestración. Selección natural que diría Darwin.

 

Decepción doble la de esta película en mi caso, en primer lugar por representar otra pifia del cine de corte épico del que me considero fan (véanse otras recientes cómo Robin Hood, etc.) y en segundo, porque pensé que podía estar relacionada con la saga del águila de Simon Scarrow, (tengo los ocho libros publicados en castellano, lástima que se interrumpiese la saga para escribir la trilogía protagonizada por Wellington y Napoleón) y es que las aventuras de los centuriones Macro y Cato escritas por Scarrow están también ambientadas en gran parte en las islas británicas, aventuras de las que la película no coge ningún rasgo positivo.

Con todo, lo peor es que me quedaré con las ganas de alguna película de corte bélico que represente fielmente el poderío de la Roma antigua, la majestuosidad y terror puro representados por la máquina de picar carne humana más efectiva en quince siglos, la legión romana. Ni una película decente sobre los conflictos contra Aníbal, ni sobre Escipión, ni las guerras civiles o la conquista de oriente u occidente. Lo más parecido se encuentra en la serie de televisión de Bruno Heller, Roma. Tiemblo ante la perspectiva que pueda adoptar este tema en las futuras temporadas de Spartacus: blood and sand.

En lo literario y si os interesa la materia, podéis leeros las novelas de Santiago Posteguillo en su trilogía sobre la vida de Escipión el Africano desarrolla algunos conceptos interesantes. Aunque personalmente sigo creyendo que el primer autor que consiga plasmar en su trabajo la perfección del mecanismo de la legión se hará de oro, con esto confieso que no creo que nadie lo haya conseguido aún, por más que se hayan escrito obras o dirigido películas al respecto.

ROBIN HOOD DE RIDLEY SCOTT

Ha salido el sol –que ya era hora- parece llegar la primavera y se ha acabado la liga. En espera de que las calles se llenen con las esperpénticas parejas que suelen surgir por estas fechas consecuencia de la efervescencia sanguínea primaveral, tal vez algunos de vosotros estén buscando algo improductivo en lo que emplear su tiempo, veamos pues.

Si alguno tenía pensado pasarse estos días por el cine a ver la película le recomiendo pensárselo dos veces. A decir verdad no sé hasta que punto me gusta o desagrada la película pero en cualquier caso no la recomendaría a un amigo.

Y es que la nueva película de Ridley Scott no cumple las expectativas generadas. Esto resulta incomprensible a nivel de reparto, Russell Crowe (Gladiador, Master and Commander, Cinderella man, Una mente maravillosa…), Cate Blanchet (Elizabeth, El señor de los anillos…). Dos auténticos clásicos y referentes no sólo dentro del cine sino dentro del género. Respecto a la construcción y argumentación de la historia destacar la nueva perspectiva dada a este clásico entre los clásicos, por lo demás una trama bastante pobre en ocasiones, previsible y falta de ritmo. A esto hay que añadir algunos fallos de montaje imperdonables en una producción de semejante calibre, atentos al tele transporte de Robin Hood de un lugar a otro durante la batalla final o a la no solicitada explicación recibida también por Robin sobre sus orígenes desconocidos, pobre, muy pobre.

Las dos horas y veinte minutos de película dan cobijo a algunas de las pifias más gordas que he visto en una pantalla de cine de un tiempo a esta parte, no sé si por dejadez o por falta de presupuesto, motivos que pueden explicar pero que no justifican.

Sobre la historia decir que el argumento no se centra en el periodo del Robin de los bosques, el forajido solidario, sino en la etapa precedente. En el viaje de regreso del cruzado a Inglaterra con el ejercito de Ricardo III Corazón de León y la situación que se encuentran a su llegada, un país arruinado por el hambre y el coste de la guerra, con Juan Sin Tierra ocupando un trono que le viene grande y la amenaza de invasión por parte del rey de Francia. En este contexto se nos presenta a un Robin Hood humilde, pícaro pero bondadoso, alejado de la versión representada por Disney o por Kevin Costner, y a una Mariam arrojada y tenaz, lejos de la imagen de dama desvalida.

Respecto a las escenas de acción –lo que se suele buscar en películas de corte bélico- me quedo con el asedio del castillo francés. La batalla final –la del desembarco que habréis visto en los trailers- adolece de falta de espectacularidad, faltan medios, falta presupuesto. La presentación en general es bastante pobre, más después de ver películas cómo Avatar u otras del propio director cómo Gladiator o El reino de los cielos.

A aquellos que esperen ver una versión revisada de Gladiator les advierto que no la van a encontrar, a aquellos que buscan al Robin Hood más clásico les digo que ni se molesten. Decepciones para todos los gustos me temo.

La película se perfila cómo los orígenes de la historia, de hecho el final queda abierto a una posible segunda parte que no creo que vaya a ver al cine. Porque aunque en este caso valore la intención del equipo de dar un aire renovado y novedoso a una historia clásica –argumento por otra parte sujeto con alfileres en no pocas ocasiones-, la realización del proyecto ha sido completamente decepcionante, una película del todo prescindible quizá apta para alguna in apetecible tarde de domingo si no tienes algo mejor que hacer.

CAVEMAN DE RINGO STARR

Hoy se me ha hecho tarde. Estaba trabajando en un post que se me ha hecho demasiado largo -espero poder publicarlo mañana- de todos modos y para publicar algo que seguramente disfrutéis mucho más tirare de youtube. En este caso para repostear la película de Ringo Starr “Caveman” o “Cavernícolas”, una genial historia de humor satírico, que pretende hacer sorna del género de películas ambientadas en época prehistórica tan populares en los años sesenta y setenta –recordar el mítico poster de Raquel en la película “The Shawshank Redemption”- con tono alegre e historia de amor incluida. Que la disfrutéis:

Aprovechar por último para saludar a la gente de veo.tv que acostumbran a repostear estos post sobre cine. En adelante agradecería que colgaseis el siguiente enlace: https://diegocozar.wordpress.com/

ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS DE TIM BURTON

La película floja, el 3D flojo, la combinación después de pagar diecisiete euros por dos entradas el día del espectador floja flojísima. Reconozco que me arrepentía de no haber ido a ver “Avatar”  en 3D cuando tuve ocasión, me quede con las ganas por decirlo comúnmente, por eso decidimos ir a ver “Alicia en el país de las maravillas” pero no ha aliviado para nada esa sensación. La historia esta basada en los libros “Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas” y “A través del espejo y lo que Alicia encontró allí” de Lewis Carroll.

Respecto a la nueva adaptación, no creo que mezclar  Tim Burton y Disney  sea la mejor idea del mundo, me da la sensación de que se neutralizan mutuamente de modo que, ni la historia se aproxima a la visión de la fábrica de sueños, hadas y canciones ñoñas, ni adquiere los habituales tonos siniestros del cineasta. Por el contrario tenemos una película de Disney con una estética de reminiscencias góticas, un cuento un tanto lóbrego.

El reparto resulta un tanto familiar, nunca mejor dicho. La historia esta protagonizada por Alicia, interpretada por Mia Wasikowska y el sombrerero loco caracterizado por Johnny Depp, este último personaje gana en protagonismo en esta versión de la historia, tal vez tenga algo que ver con que su intérprete, todo un referente en el cine de Burton y el actor más taquillero, de lejos, de todo el reparto. Destacan también Helena Bonham Carter cómo la reina roja y Anne Hathaway cómo la reina blanca. En lo anecdótico destacar la relación de Burton con Helena Bonham Carter desde 2001 y el papel de Matt Lucas (Little Brittain), caracterizando a Tweedledum y Tweedledee.

Técnicamente se combina la actuación de los actores reales con la captura de movimientos y el stop-motion, dando lugar a unos efectos especiales de categoría. Respecto al Imax… sólo se le saca verdadero partido en un par de escenas, poco o nada que justifique el precio de la entrada, aún no he visto “Furia de titanes”, que constituye la alternativa en la categoría de tres dimensiones, pero espero que saque más partido de los medios técnicos.

La trama de la historia es de sobra conocida por todos, respecto a la calidad narrativa tengo que decir que a la película le falta ritmo a ratos, comprendo que resulte difícil sorprender con una historia que todo el mundo conoce, pero en verdad me aburrí sentidamente en varias ocasiones durante la proyección de la película

Por último y sobre la adaptación cinematográfica de los clásicos infantiles, quiero destacar otra película del año 2005, “El secreto de los hermanos Grimm”, película dirigida por Terry Gilliam ambientada en la campiña alemana en el contexto de las guerras napoleónicas. En este caso no es la adaptación de un cuento, aunque aparecen referencias a La cenicienta, Caperucita Roja y Hansel y Gretel. Protagonizada por el fallecido Heath Ledger, Matt Damon y Monica Bellucci. También resulta inevitable acordarse de “El laberinto del Fauno”, producción hispano mejicana del año 2006, dirigida por Guillermo del toro y protagonizada por Ivana Baquero, Sergi López y Maribel Verdú entre otros.

Estamos por tanto ante otra película que no justifica el precio de la entrada. Lo peor: la falta de ritmo y de originalidad. Lo mejor: los efectos especiales y que no me tocaba a mí pagar la entrada.

UNA DE CHINOS HACIENDO PELÍCULAS

Por costumbre evito las películas asiáticas, también las francesas pero eso es otro asunto, el caso es que el otro día insistí en ver “Los siete samuráis” de Akira Kurosawa, me tocaba después de todo a mí escoger la película, ella había escogido de modo inmisericorde una comedia romántica la ocasión anterior, por lo que decidí escoger una película que realmente me gustase. Lo curioso, hasta para mí, fue escoger una película japonesa.

Porque aunque me gustan las artes marciales no soporto las películas de Bruce Lee, Jackie Chan, Jet Lee o similares. Todos sabemos que el protagonista las mete cuadradas y todos sabemos que va a terminar pegándole la del pulpo al resto del plantel, ¿porqué no ahorrarse esas dos horas de la tarde del domingo? Bruce, mételes a todos, pim-pam, veinte minutos, acabas de ganar hora y media de domingo para pasear o hacer un puzzle.

Hablemos ahora de las excepciones, películas de cine asiático que entran sin lugar a dudas en mi top cincuenta, en primer lugar esta el ya mencionado filme de “Los siete Samuráis” de Kurosawa, estrenada en 1954. Obra maestra del cine bélico y de aventura. Una aldea acosada por el hambre y una banda de bandidos decide contratar la ayuda de un grupo de samuráis,  la trama bélica sirve para revelar los profundos desajustes de una sociedad, la del Japón del siglo XVI, y los problemas y preocupaciones de los diversos personajes que conforman el mosaico de la historia.

 

Destaca también la “Balada del Narayama” película de Shohei Imamura ganadora de la palma de oro en el año 1983. El filme es todo un exponente del cine dramático sin paliativos, revela una sociedad campesina anclada en el pauperismo más extremo, al borde de la inanición y la catástrofe de modo permanente. En este contexto, Orín, la abuela de la familia del árbol comienza a arrancarse ella misma los dientes, lo hace en base a la costumbre local de abandonar a los ancianos sin dientes en el monte Narayama con el fin de dejar una vacante en el grupo familiar, de modo que su primogénito pueda tener otro hijo que garantice la sucesión y aporte otro par de manos fuertes a las labores agrícolas.

 

Mención aparte merece también “Ran”, film escrito y dirigido por Akira Kurosawa estrenado en 1985. La historia se basa en el Rey Lear de William Shakespeare y en las leyendas del daimyo Mori Motonari.  Hidetora  Ichimonji, un señor de la guerra de la era Sengoku, decide abdicar y dividir el reino entre sus tres hijos, a raíz de esta decisión su señorío se desintegra por las luchas entre sus descendientes, su séquito es asesinado y él pierde el juicio. Destaca de modo particular la escena de la destrucción del castillo de Hidetora.

 

Cualquiera de estas películas serían una fantástica elección para una noche de cine,  para mí son desde luego los mejores exponentes de un modo de hacer cine que, o bien no me gusta, o bien no entiendo y que usualmente disfruto poco. Cierto que tengo mis prejuicios contra el cine asiático, aunque me esfuerzo en no prejuzgar. Tengo que decir también que disfrute de películas cómo “Tigre y dragón” y que tengo ganas de visionar la nueva superproducción china “Acantilado rojo”.

En cualquier caso tengo claro también que mi gusto puede resultar muy poco compatible con el tuyo, o con cualquier otro, prueba de ello fueron los ronquidos con los que mi poco interesada compañía matizó la banda sonora de “Los siete samuráis”, al menos desde el vigésimo minuto de película hasta su desenlace tres horas después, gran película para mí, gran siesta para ella.